Nuestra misión

Llegar y alcanzar a los más necesitados en todo el territorio nacional.

Nuestro objetivo

Es socorrer al necesitado en todos los ámbitos de la vida.

Los voluntarios de La Mano que Ayuda, comprometidos con nuestros mayores

Home/Los voluntarios de La Mano que Ayuda, comprometidos con nuestros mayores

Pasearon junto a ellos, charlaron y se olvidaron de la soledad por unas horas

España es un país cada vez más envejecido. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) recogidos en el 2017, en nuestro país hay más de 8.700.000 mayores de 65 años lo que supone casi un 19% de la población. En Valencia, por ejemplo, 42.000 personas de la tercera edad viven solos. Son ancianos que tienen su casa y sus recursos económicos pero que tienen dificultades para valerse por sí mismos.

Los grandes olvidados

Pero, ¿cuáles son los problemas a los que se enfrentan? Según ese mismo informe del INE uno de los principales es la soledad. Muchos viven solos en sus casas expuestos a sufrir una caída, un accidente o un ataque al corazón. Otros están en residencias de mayores rodeados de otras personas con las que no se sienten identificados y sin apenas ver a su familia y se consumen por dentro.

La Mano que Ayuda, preocupada por nuestros mayores

La ONG La Mano que Ayuda consciente de esta situación y preocupada por ellos, rea-liza actividades dedicadas a este colectivo específico tan importante. Así en Valencia, el pasado viernes, organizaron un paseo por el centro de la ciudad con los abuelos de la Residencia Torres de Serrano RR.

Mensualmente llevan a cabo esta iniciativa con un centro de mayores diferente.
“El objetivo es que disfruten de un día al aire libre y en compañía de nuestros voluntarios para que se olviden de su rutina diaria, de la soledad o de sus enfermedades”, relata José Sosa, responsable de La Mano que Ayuda en Valencia.

El ejercicio físico es importante pero las conversaciones que mantienen con los voluntarios lo son aún más porque se sienten escuchados, comprendidos y queridos. “El trabajo con nuestros mayores es muy reconfortante porque son muy agradecidos. Por ejemplo, en este último paseo, cuando llegamos al Ayuntamiento los abuelos empezaron a cantar y a bailar. La gente que es-taba por allí se sumó a su alegría. Fue una situación muy bonita”, afirma Sosa.

2018-07-06T15:21:52+00:00 julio 21st, 2018|Categories: ARTICULOS, BLOG, Noticias, Realizados|0 Comments

Leave A Comment